viernes, 18 de abril de 2014

Eventos en La Semana Santa

Citas bíblicas en las que se encuentra el relato de los eventos relacionados a La Semana Santa
1.- La Entrada Triunfal, Mateo 21:1-9



2.- Judas ofrece entregar a Jesús por 30 piezas de plata, Mateo 26: 14-16; 46-50; 27:1-5

3.- La Cena del Señor, Mateo 26:17-19; 26 -28; Éxodos 12:23

4.- Jesús ora en Getsemaní, Marcos 14:32 - 42

5.- Jesús es Azotado, Juan 19: 1-15
6.- Jesús carga su cruz, Mateo 27:29

7.- Jesús soporta la corona de espinas, Juan 19:16 -22

8.- Sortean el manto de Jesús, Juan 19:23 - 25

9.- No fue necesario quebrar los Huesos, Juan 19:31-37

10.- Jesus es sepultado por José de Arimatea, Mateo 27:57-61

11.- La Piedra estaba removida, Mateo 28:1-2

12.- La Tumba Vacía, Mateo 28:5-8

Un dolor incomparable


La Semana Santa, es un tiempo de recordar el amor de Dios hacia nosotros. Ese amor que demostró muriendo por nosotros en la cruenta cruz.

Desde el principio de esta semana estaba delicada de salud, entraba al blog y no tenía aliento para escribir, no tenía aliento de nada, me dolía todo el cuerpo y los huesos, y pienso en lo difícil que fue para Jesús, pasar por esa situación tan dolorosa en todo sentido, no solo el dolor físico, sino el dolor de la traición por su discípulo, el dolor de ver que los que comieron con el, se desaparecieron, otro discípulo lo negó, y se encontró solo, completamente solo. La soledad, la traición, el dolor de las pinchadas por la corona de espinos, el dolor en su espalda por los latigazos que recibió, el dolor en su costado por esa lanza, todo ese conjunto de experiencias dolorosas, nuestro Señor los sufrió por amor a nosotros. Y al final grito "Padre perdónalos porque no saben lo que hacen". Todo lo que nosotros sufrimos como personas, como cristianos o como líderes, no se compara en lo mas mínimo a lo que sufrió Jesús. Siempre que recibo una crítica, o un mal miramiento, o un desprecio, pienso en esto, que es de gran valor para mi vida como persona, como hija de Dios y como líder. He tenido desacuerdos, diferencias, y acusaciones, pero pienso en este amor, este ejemplo y sigo adelante. Con la frente en alto, pues lo que yo sufro no es nada a lo que mi Dios sufrió por mi.


Por esta razón mi estimado hermano, le animo a pensar en estos días que el sacrificio de nuestro Dios fue muy grande y no podemos minimizar nada, sino mas bien, exaltar a aquel que hizo ese gran sacrificio por nosotros, y mas todavía brindarles su perdón. Yo se que no hay nadie que haya vivido sin ninguna afrenta, que en nuestro paso por la vida hemos recibido alguna ves desprecio, decepciones, miramientos, críticas, y han sido motivo para estar molestos, enojados, con nuestro agresor, pero vea bien, y tome el ejemplo de nuestro gran Maestro Jesús, El perdonó, nosotros también debemos perdonar cualquier ofensa no importa el tamaño o de quien haya venido. No guardemos rencor, dejemos obrar a Dios en nuestras vidas.





viernes, 11 de abril de 2014

Mapiri, La Paz - Bolivia





Camino a los Yungas de la Paz




Rio Mapiri - Provincia Larecaja, La Paz

Iglesia en Achiquiri provincia Larecaja, La Paz - Bolivia




Mabel Correa y el Pr. Lucio Serrudo y la hermana Rut de Céspedes


Niños jugando en el agua del Rio Mapiri

Mabel y Yo


Grupo de hermanos que viven y trabajan en la zona de la Provincia Larecaja, La Paz - Bolivia


Disfrutando el desayuno

El Pr. Juan Carlos Céspedes y su esposa 

La Coordinadora femenil dirigiendo su Asamblea Distrital Femenil



Calle de Mapiri




Este viaje fue una experiencia única, viajar por las carreteras de Bolivia en la zona de los Yungas pasando la ciudad de la Paz es mas que de película porque uno arriesga todo, los caminos, son angostos, y a veces solo hay una sola vía, los choferes deben siempre tener en cuenta tocar la bocina subiendo en una quebrada. Subir y bajar, por todo ese camino, hasta que llegamos a Caranavi, luego viajamos a Guanay, luego de ahí en otra movilidad hasta Mapiri, y al otro día viajar a un pueblo llamado Achiquiri. Alli en la iglesia se realizó una Asamblea de pastores y hermanos. 

Esta ves viajamos tres personas, el presidente de la I.E.M.B., la Vice coordinadora femenil y yo como representante femenil. Pero esta vez iba para apoyar en los talleres a pastores. También estuve presente en la Asamblea femenil, wou se saben organizar las mujeres y trabajan a pesar de la dificultad de la distancia, se visitan, realizan obras sociales y se juntan para dar sus informes. Apoyan a sus pastores y se entregan en el servicio de la obra en general. 

Felicito a todas estas mujeres que son un ejemplo para nosotros en el trabajo sacrificado para nuestro Dios. Bueno todo esto fue un tiempo especial que nos dio Dios para conocer y compartir con toda la gente de esos lugares. Viajamos por caminos nunca vistos. Pero nos quedaron lindas experiencias.

Ayudar a profundizar el conocimiento en las cosas de Dios


Un buen documento que nos enseña mucho, hay mucho por hacer, y mucho para dar, sigamos el concejo bíblico, las mujeres ancianas ayuden a las jóvenes a desempeñar su rol de la manera que Dios desea. Lea el siguiente documento:
Me sentí feliz de reunirme con una joven, nuevo miembro de la iglesia, para compartir una taza de té. Ella era brillante, talentosa, y su devoción a Cristo era sincera. Pero pronto se hizo evidente que tenía algo en su mente que le era difícil verbalizar.
"Quiero preguntarte algo," dijo ella, sonrojándose. A pesar del ánimo que le daba para que se expresara, le tomó varios intentos poder hacerlo: "Quiero pasar más tiempo contigo. Quiero ir más allá de las reuniones del ministerio de mujeres y ver cómo vives diariamente. ¿Podría hacer tareas cotidianas contigo? ¿Te puedo ayudar con tu jardín o con otras responsabilidades de la casa? Tal vez pueda llevarte o acompañarte a uno de tus eventos ministeriales..."
 ¡Oh, qué oferta tan maravillosa! Y no es porque sea una santa. ¡Simplemente estoy vieja! ¡O por lo menos más vieja! (Vieja—digo, ¿cuál es tu definición de vieja?) Ella sabía que yo había caminado senderos que ella estaba recién comenzando a pisar. Ella necesitaba que yo fuera delante de ella para asegurarle que encontraría a Jesús en su camino, y que Él valía cada centavo, cada lágrima, cada esfuerzo realizado. Ella quería escuchar mis historias—las victorias y los fracasos, y la cercanía de Dios a pesar de todo.
Quiero dirigirme a las mujeres mayores. No importa cuál sea tu edad o etapa de la vida, hay mujeres más jóvenes que tú. Y esa diferencia de edad trae consigo una responsabilidad. Los años que Dios te ha dado son una encomienda sagrada de Su parte. Se buena mayordoma de la experiencia adquirida durante esos años.
Las mujeres jóvenes a nuestro alrededor nos necesitan— ¡nos quieren en sus vidas! Tienen hambre de autenticidad. Quieren ser honestas y abiertas con alguien en quien puedan confiar (Rut 1:16, 1 Juan 1:7). Ellas tienen preguntas qué hacer y cargas qué compartir (Gálatas 6:2; Is. 50:4). Tienen ministerios para desarrollar y dones que utilizar (Ef. 4:12; Ro. 12:6). Necesitan aliento para abrazar los retos de sus labores y escuchar acerca de las recompensas de Dios (2 Crónicas 15:7; Ec. 9:10a).
¿Quién va a decirles si nosotras no lo hacemos? Las reuniones de nuestras mujeres a menudo se centran en la importancia del manejo del hogar. Después de todo, el hogar es la unidad básica de la sociedad, ordenado y sostenido por Él (Sal. 127; Pro ​​24:3-4). ¡Los guisados ​​y las galletas son grandes temas de conversación! Una administración disciplinada del hogar es digna de nuestros esfuerzos.
Pero vamos a llevarlo a un nivel más profundo. Estemos dispuestas a ir más allá de poner una cazuela en las manos de esa nueva madre, de hornear galletas para la próxima reunión del ministerio de mujeres, porque en última instancia, es la fe de la mujer lo que más importa (Proverbios 31:30b). Cada vez que nos reunimos como mujeres, vamos a hacer de Jesús el centro—Su gracia, Su poder, Su cuidado de nosotros. Vayamos a nuestros hogares con Su nombre en nuestros labios y Su Palabra en nuestros corazones.  
Hay toda una generación de mujeres valientes, inteligentes y dedicadas, jóvenes que quieren cambiar el mundo por amor a Cristo. Quieren batallar por comprender la teología, y servir en su comunidad,  e insistirle a Dios  con sus necesidades de oración (claro, de la manera más bíblica posible—Is. 62:6-7; Lucas 18:1-8). Y ellas no quieren hacerlo solas.
No necesitas ser una charlista famosa o una renombrada autora o maestra de la Biblia. Tan solo tienes que conocer a Jesús. ¡Tienes que ser capaz de contar acerca de  "las alabanzas del SEÑOR, y sus hazañas, y las maravillas que Él ha hecho" (Sal. 78:4)!. Si no puedes expresar cómo Él ha trabajado en tu propia vida aun, ¿por qué no leer una biografía cristiana juntas y hablar de las maravillas que Él hizo por ese creyente, pidiéndole que sea poderoso en sus vidas también? ¿De qué forma pudiera Él contestar esa oración?
¿Vas a luchar y servir y orar con estas preciosas criaturas? Pide a Dios que te dirija hacia una mujer más joven con la que puedas entablar una amistad. Deja que te ayude a hacer las galletas y los guisos y compartan acerca de Cristo juntas mientras lo hacen. No dejemos que se convierta en una cosa o en la otra— ¡hagan ambas cosas! Piensa en el gozo que viene al hacer guisos y galletasmientras al mismo tiempo  profundizan juntas en Cristo.
Infundamos esperanza a las mujeres en nuestra esfera de influencia. Me pregunto lo que Él hará a través de ti y en ti; para "que la próxima generación venidera lo supiera, aun los hijos por nacer, y se levantaran y lo contaran a sus hijos, para que ellos pusieran su confianza en Dios" (Salmo 78:6 -7a).
¿Cómo está el ministerio con otras mujeres obrando en tu propia vida? ¿Puedes compartir alguna historia? ¿Cuáles son tus necesidades? ¿Tus esperanzas? ¿Tus sueños?
Por Jani Ortlund

jueves, 10 de abril de 2014

Congreso Femenil Nacional 2013 "Mas Valiosa que un Diamante"











Las hermanas de Cochabamba en participación

Mis ayudantes de la cocina

La Mra. Raquel kerney



















Nuestro grupo el MINISTERIO FEMENIL NACIONAL "SIERVAS DEL SEÑOR" DE LA IGLESIA EVANGÉLICA MUNDIAL DE BOLIVIA se reunió los días 5 al 7 de diciembre del 2013 en el campamento Bethesda para realizar un Congreso Nacional Femenil. asistieron como 60 mujeres de todos el país, donde pudimos compartir celebraciones especiales, compartimiento y enseñanza de la Palabra de Dios, talleres con temas de prevención del Cáncer de mama, sobre las finanzas y la autoestima. Hubieron tiempos de hacer trabajos manuales. Mis colaboradoras especiales fueron Lic. Jenny Cossio, Lic. Mabel Correa, Pra. Deidamia Arias, Mra. Gloria Leytón, Mra. Raquel Kerneey, Pra. Valeria Serrudo hermanas de la Iglesia Sinaí del Km. 35 y hermanas de la Iglesia Emanuel de Yapacaní. Todas ellas trabajando en beneficio de todas las hermanas. Y realmente fue una experiencia nueva porque salimos de nuestras iglesias para realizar un evento en otro lugar y nuevo para nosotros. Pero le doy gracias a Dios por bendecirnos dándonos un hermoso tiempo de compartimiento juntas las mujeres de nuestra iglesia la IEMB. Gracias doy a todas las hermanas que están disponibles y deseosas de trabajar en este ministerio con mujeres que también tiene gran importancia en nuestras iglesias. 

Continuo rogando que Dios me de la gracia y el amor para servir en este ministerio femenil hasta que El lo desee. Por ahora elegida desde el 2010 hasta el 2015 como Coordinadora Femenil Nacional. A decir verdad mi experiencia en este rol de Coordinadora Femenil ha sido una experiencia que inicie desde el año 2005, comencé asistiendo desde el 1994, y empecé siendo coordinadora femenil distrital y después nacional. Y a lo largo de estos años he aprendido muchas cosas, y lo principal es que el enemigo no esta conforme con nosotros como lideres, pero Dios es grande y poderoso, fuerte y nos ayuda a vencer pruebas que vienen para hacernos desistir del trabajo en la obra del Señor. 

Dios ha sido fiel conmigo y se que lo será con usted, ayudándola a lograr eso que esta poniendo en su corazón para realizar con las hermanas de su iglesia o con las mujeres de su casa o su alrededor, no desista, luche, y como decía un libro de devocionales, puje, porque es grande el tesoro que Dios ha concebido en usted, el potencial y solo debe lanzarse y trabajar en pro de esa visión puesta en su corazón para lograr. Ya sea sola o con las hermanas de su iglesia. 

Estaba escuchando en la iglesia a una hermana que quiere obedecer el llamado de Dios en Mateo 28:19 cuando dice "Id y haced discípulos a todas las naciones...". Ella contaba que estaba apoyando a un vecino que estaba enfermo, y que al final el falleció, era un joven que había recibido a Cristo a través de ella o sea esta hermana, luego la invitaron a la novena, es un ritual de la iglesia católica donde rezan por el alma del muerto. Bueno allí esta hermana les leyó la Palabra de Dios y El la usó para testificar por medio de esa Palabra. Es así mi hermana, Dios esta listo para ayudarnos a realizar su obra y cumplir sus propósitos en nuestras vidas. No le diga que no puede que no sabe, dígale si, Al Señor ahora mismo y haga lo que El le mande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...