jueves, 6 de abril de 2017

Guía para tu caminar diario




Texto Bíblico Salmo 32:7- 10
Acercamiento Expositivo
7. Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás. Selah

8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.

9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
Porque si no, no se acercan a ti.
10 Muchos dolores habrá para el impío; Más al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.
El deseo revelado y anunciado de Dios para sus hijos, está expresado en Sal. 32: 8:

1.       Te haré entender: Es abrir el entendimiento, es hacerle ver cosas que aun no ha visto, es ampliar el entendimiento. Aquí demanda del interesado disposición de la mente y voluntad deseosa de entender las cosas maravillosas de Dios.

2.       Te enseñaré: Es instruir en un conocimiento básico o algo nuevo por aprender o ampliar el conocimiento. Toda enseñanza, tiene un objetivo, una metodología en el proceso de enseñanza aprendizaje. Demanda del interesado actitud de ser enseñado y voluntad de aprender.

3.       El camino que debes andar: No es el camino que parecen bien al hombre, pero su fin es muerte., sino el camino que lleva a la vida eterna. No siempre es camino fácil, muchas veces es difícil., es el camino que demanda, disciplina, renuncia, entrega y un esfuerzo constante

4.       Sobre ti fijaré mis ojos: Significa que hay algo de mucho valor. Significa que hay algo muy importante por perderse y que Dios quiere rescatar, significa que Dios me valora como nadie lo hace en este mundo.

Trabajo en equipo


Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, 2con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5un Señor, una fe, un bautismo, 6un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. 7Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. 8Por lo cual dice:
Subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, Y dio dones a los hombres.
 9Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra? 10El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo. 11Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, 13hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, 15sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor. (Efesios 4: 1-16) Biblia RV 1960

Principios Orientadores a Considerar.
1.      Andar con dignidad, integridad, respecto y solidaridad en vida y servicio.
2.      Estar revestidos de humildad, paciencia y amor al prójimo y al enemigo.
3.      Cada uno debe dar lo mejor para la convivencia y trabajo en equipo.
4.      Poner las habilidades y capacidades al servicio si orgullo y vanagloria.
5.      Todo lo que dice o hace debe para edificar y no destruir al otro /a.
6.      Esforzarse todos para una convivencia pacífica y sentido de servicio.
7.      La meta es alcanzar la estatura y medida de Cristo en humildad y servicio.
8.      Los principios y fundamentos deben estar anclados en la Palabra de Dios.
9.      Todos somos importantes y nos necesitamos en uno al otro.

Fuente: Biblioteca Virtual Marcelino Serrudo Martínez

¿Y ahora qué?


Estimados hermanos, amigos:
Ha llegado un nuevo año, lleno de esperanzas y grandes sueños. Lo paradójico es que cada año nos llenamos con cientos de actividades y quehaceres que en muchos casos hemos terminan siendo cautivos de las mismas con muy poca satisfacción. Por eso te invito a que juntos hagamos una breve reflexión, auto crítica, sincera y constructiva del año que fenece y del nuevo que inicia:
Ö        Reconocemos que a largo del año que fenece, hemos fallado en algún grado en no hacer mejor las cosas, en no cumplir a cabalidad promesas contraídas con uno mismo, con nuestros semejantes y con Dios. Pero que bueno es saber que aun Dios nos ofrece una nueva oportunidad para forjar una vida con propósito de acuerdo a la voluntad de Dios en este mundo.  
Ö        Este año también hemos tenido buenos logros y buenas dádivas divinas como es la salud, familia, vivienda, trabajo, amigos, etc., que en muchos casos fueron más allá de nuestros esfuerzos y capacidades humanas. En esta jornada también hemos tenido momentos de pruebas difíciles que han puesto de manifiesto nuestra fragilidad humana y la necesidad de la dependencia absoluta de Dios.
Ö        Ahora frente un nuevo año la pregunta es ¿y ahora qué? Bueno, Dios en su gracia ha puesto en nuestras manos un nuevo año intacto, para forjar sueños y metas aun no alcanzados. Estas además de ser realizables deben ser desafiantes y que nos exijan todo de nosotros. Ahora con la experiencia tenemos que encarar no confiado en nuestra capacidad ni talento humano sino confiando en la gracia y poder de Dios en quien tiene todo lo que necesitamos.
A tiempo te desearte lo mejor en este nuevo año, en esta nueva jornada, hacia la tierra que fluye leche y miel, hacia la coronación de tus esfuerzos, hacia la misma presencia de Dios en el ahora y aquí. Te invito a que las siguientes verdades bíblicas sean luces, guías y principios de tu estilo de vida:
“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia. Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores...”. (Salmo 127:1-2). Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. (Filipenses 3:13-14). “... No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos” (Zacarías 4:6). “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. "Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. (Josué 1:8,9)

Fuente: Biblioteca Virtual Marcelino Serrudo Martínez

Una vida bien vivida (Biografía de Marcelino Serrudo)




BIOGRAFÍA DE MARCELINO SERRUDO MARTÍNEZ (1958 – 2009) Nació en el Dpto. de Potosí, Bolivia el 6 de abril de 1958. Era el segundo de una familia de cinco hijos. Sus padres Andrés Serrudo e Ignacia Martínez.  Realizó sus estudios escolares en su ciudad natal, luego emigró a la ciudad de Santa Cruz, Provincia Andrés Ibáñez, localidad de Yapancani, llegando a vivir con sus tíos Pedro y Beatriz Serrudo. Realizó las labores encargadas con gran sentido de responsabilidad procurando ayudar sin ser carga de la familia que lo acogió. 

A sus 14 años Dios tocó su corazón y él lo acepto como su Salvador personal. Fue en ese período cuando Dios lo llamó y salvó, gracias a un ambiente propicio que sus tíos hicieron posible, desde allí empezó a asumir su con responsabilidad la vida cristiana en sus actitudes y acciones tratando de ser ejemplo a los demás. Desde allí en adelante su vida como ser humano tuvo un cambio radical y comenzó a vivir la vida cristiana de verdad. A los pocos años de ser convertido tuvo la oportunidad de ser el pastor encargado de la iglesia Sinaí. En el año 1980 se presento en el cuartel general para entrenarse como un soldado boliviano, su servicio militar lo realizo en la ciudad de Cochabamba, donde demostró que era un verdadero cristiano. La tercera parte de su vida ha sido caracterizada por una vida citadina, más por razones de estudios universitarios e iniciación en el servicio del ministerio pastoral. 

Realizó sus estudios universitarios en la carrera de teología de la Universidad Evangélica Boliviana. En su tiempo de estudios teológicos sirvió al Señor como pastor en las Iglesias Nueva Jerusalén (1988), y en la Iglesia Ríos de Agua Viva (1989). Seguido de este período Dios en su gracia le concedió la oportunidad de cursar estudios de pos grado, Maestría en Divinidad (Master of Divinity) en el Wesley Biblical Seminary, Jacson, Mississippi, USA.  Donde obtuvo el título de Master en Divinidad (1989 – 1992). Allí su vida fue radicalmente opuesta a sus raíces culturales y a la vez una gran oportunidad de aprendizaje de una nueva cultura y cosmovisión de vida nunca expuesta hasta ese momento. Estudió con esfuerzo y dedicación, realizando todos sus estudios en menos del tiempo previsto, regresó a su país con un fuego en su corazón, un compromiso de ayudar y apoyar la educación cristiana en Bolivia. 

El 12 de diciembre 1993 se casó con la Señorita Erika Merubia con quien tuvo la oportunidad de ser padre de tres hermosos hijos Sara Esther (14 años), Joel Andrés (12años) y Emily Judith (10 años).  A su regreso trabajo como decano Académico y rector en el Seminario Bíblico Berea (1992-1999). Trabajó como docente en la Universidad Evangélica Boliviana. En Abril del 2001 recibió la invitación para trabajar en Visión Mundial Bolivia, organización donde se desempeñó con gran sentido de responsabilidad trabajando en beneficio de los mas necesitados, dando lugar a toda persona que requería sus concejos y enseñanzas, demostrando con su sencillez y humildad que Dios es el único que transforma vidas y provoca un cambio en las personas, con su afabilidad y tenacidad para realizar todo trabajo encomendado, realizó la obra que Dios mismo le encomendó, y con todo nos dejó un gran ejemplo de vida, transparente, fiel y  visionaria. Fue un esposo y padre excelente fiel a su compromiso con Dios y su esposa. Hombre que amaba y anhelaba a Dios con todo su ser, haciendo todo lo que estaba a su alcance para cumplir el mandato de mateo 28:19-20. 

Era un hombre que inspiraba confianza con solo el saludo fraterno, su sonrisa a flor de labios, sus preguntas pertinentes y profundas, sus inquietudes, y visiones mirando con desesperación cosas grandes, no desperdiciando su tiempo en cosas vanas. Sino aprovechándolo para realizar planes y proyectos, normas y reglamentos a favor de líderes, cristianos y no cristianos, jóvenes y adultos, niños y niñas, que lo inspiraban para continuar su labor. A pesar de la enfermedad que padecía el nunca demostró estar enfermo, se sentía y era un hombre fuerte, firme. Hombre que no le temía a la muerte, pues toda su vida la vivió intensamente con ese deseo de realizar todo el trabajo encomendado y más allá de lo propuesto. Era un hombre exigente consigo mismo, interesado en llegar a la perfección, no se conformaba con lo mucho que hacía, siempre se exigía hacer más, cada vez. En sus últimos días se propuso mejorar su relación matrimonial, dando tiempo de calidad a su esposa e hijos, reparando de alguna manera el tiempo de su ausencia, tratando de llenar el vacío. 

No desperdiciando minutos ni segundos, planificaba su tiempo de tal manera que ordenaba todo sin olvidar ningún detalle. El domingo 23 de agosto, en la mañana realizó una reunión para ultimar detalles sobre un retiro espiritual y de esta manera cumplir con su responsabilidad. A las 3:00 pm. Entró a su oficina para realizar trabajos en la computadora, leer y escribir notas a sus compañeros de trabajo, a las 5:00 pm. Se alistó para ir a “pujllar” (jugar en quechua) a las 6:10 pm de la tarde le vino el paro cardíaco, donde no tuvo opción de sobreponerse, entregando su espíritu a su creador, y salvador de su vida. Falleció a las 6:25 del día 23 de agosto del 2009. Ese era Marcelino, 

Sé que Dios lo llamó para estar con él. Porque era un hombre luchador que había peleado la buena batalla, había llegado al término de la carrera, y se había mantenido fiel. Ahora ya tiene la corona merecida que el Señor, el juez justo, le dará en aquel día. Y no se la dará solamente a el, sino también a todos los que con amor esperan su venida gloriosa.” Timoteo 4:7-8. Su versículo favorito era Filipenses 1:6 “Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. El estaba seguro de que, si entregamos nuestras vidas y vivimos intensamente un día a la ves como para el Señor, diremos con gozo: heme aquí, envíame a mi. Y cuando estemos en su presencia digamos Aquí estoy Señor.

Documento basado en una autobiografía propia de Marcelino Serrudo Martínez, 

domingo, 2 de abril de 2017

Familia cristiana


¿Qué tan bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía? - Sal 133,1

A menudo, nos encontramos con que Satanás trata de debilitar la vida de los creyentes y la iglesia misma, afectando el área de las relaciones personales entre los hermanos. Esto ha causado muchos males entre el pueblo de Dios y su progreso, ya que este tipo de problemas obstaculizan nuestro crecimiento espiritual y el servicio a Dios. Lo que hace aún más grave el problema es que muchos males terminan viniendo sobre toda la iglesia. Creyentes con sus vidas espirituales debilitadas, llevando duele, el rencor, pecados no confesados ​​y muchas veces ni siquiera reconocido, acaban por dañar todo el trabajo de sus iglesias. Ellos no se dan cuenta, tal vez, que debido a estas cosas, y no crecen y no glorifican a Dios en el trabajo que realizan.

A su vez, sus iglesias, como un solo cuerpo en Cristo que están (o deberían estar), sufren, al ver roto y abandonado su unidad interna, como si eso no fuera lo importante y necesario a los ojos de Dios (Salmo 133,1). A veces, la mayor parte de la iglesia o se ocupa del problema hasta que crezca y por alguna razón, pasado a primer plano.

Los sentimientos motivados por problemas no resueltos de relación entre hermanos invariablemente generan actitudes carnales. Así, comienzan a generar facciones, boicots, disputas y similares, en la iglesia, o incluso entre las iglesias. Dejar de hacer ciertos trabajos o participar en ellos, debido a los sentimientos negativos para un hermano. Deja de participar en ciertas áreas, en la vida de la iglesia, donde esa persona, quien tiene problemas, está implicado, y especialmente cuando se conduce esta actividad. Viene un espíritu crítico y de oposición, lo que en última instancia, a menudo infectar a otros. Otras veces, sin embargo, el trabajo termina siendo hechas en forma de carne y motivados por la raza, tratando de superar su "hermano enemigo".

Por lo tanto, nos enfrentamos a las más diversas situaciones: los miembros de la misma iglesia que no les gusta que otros y, a veces ni siquiera hablar con ellos; otras, heridas que llevan desde la antigüedad y nunca tratados, actuando falsamente como si nada revelador, sin embargo, sus sentimientos negativos en ocasiones "a tiempo"; casas, que supuestamente sirven a Dios, donde no hay armonía o la comunión, etc. Un dato curioso es que, a pesar de todo esto, es reclamo actitud común de que "no hay ira" esa persona, tratando de justificar únicamente con una excusa que prefiere mantener cierta distancia o que no están obligados a "caminar pegado a la otra persona ".

Tomando nota de lo mucho que es perjudicial, nos llevan a creer que es necesario en nuestros corazones firmes términos, el propósito de buscar y observar el cuidado de Dios en este sentido. Esperamos que este estudio será útil para muchos, no sólo con el fin de llamar la atención sobre el problema, pero sobre todo para ayudarnos a encontrar la dirección en la solución de problemas a este respecto y el poder de actuar contra este mal.

1. Algunos cuidados preliminares:

Antes de estudiar cómo la Biblia resuelve los problemas de relación, necesitamos ver con cuidado algunos aspectos bíblicos en nuestra vida espiritual, con el fin de evitar este tipo de situaciones.

- evitar ofender - En primer lugar, hay que evitar, con todas nuestras fuerzas, ofender a nuestro hermano. No siempre es fácil de hacer, pero hay que esforzarse y dedicarse a ser mansos en palabras y actitudes con el fin de evitar conflictos. Romanos 12:18 nos enseña que hay que luchar por la paz con todos los hombres. Ciertamente, esto debería aplicarse también a los hermanos. Este esfuerzo demuestra que tenemos actitudes que conducen a ella. Si deliberadamente, somos agresivos, ofensivo o provocativo con un hermano, no estamos cumpliendo la enseñanza de la Palabra de Dios y por lo tanto estamos en pecado.

- Evitar tomar ofensa - de la misma manera, debemos evitar "renunciar a ofendido". Especialmente por razones triviales. Conozco el caso de dos mujeres que formaban parte de la misma iglesia por muchos años. Un día, se descubrió que había una queja formal entre ambos se remonta a tiempos cuando tenían sus niños pequeños, sin embargo. La causa de esta vieja herida: hijas de la broma salió del jardín y el otro sopló algunas plantas que estaban allí. El dueño del jardín estaba enojado y ofendido por esto, pensando tal vez algo de la negligencia de la otra, y llegó a tener una cierta discusión sobre ello. Ellos nunca hablaron para aclarar el asunto, y no hubo reconciliación. Como de costumbre entre la gente, que "dejaron allí" y no tocaron más. Los niños crecieron y posiblemente plantas pasos también, pero el inconveniente es que este fue herido y también aumentó con el tiempo, por lo que siempre fue un impedimento a la comunión entre ellos. Por supuesto, todo esto podría haberse evitado o reparado rápidamente. Sabemos que es casi inevitable que vamos a ofender en el tiempo o por alguna otra tontería. Sin embargo, cuando esto ocurre, debemos hacer frente a la pregunta correcta y de manera urgente.

un cuidado especial para tomar es tener en cuenta que cuando se presentan situaciones como estas, donde ofenden ni ofender a la otra, comienzan a ocurrir con poca frecuencia, esto se puede afirmar que algo en nuestra vida espiritual no va bien. Satanás es encontrar espacio para trabajar en ya través de nosotros en el medio de la iglesia. Esto debería ser una señal de advertencia de miedo para todo verdadero cristiano. Sabemos que lo que estamos diciendo parece pesado, pero si somos sinceros, vamos a considerar que, de hecho, esto es tan real y aterradora a nuestra alma, la cual podría ser exactamente la razón que nos lleva a querer negar que esto puede estar pasando a nosotros .

En Levítico 19,16-18, la Ley ordena que el pueblo de Dios no deben llevar en el corazón, algunos odio contra su hermano, sino que además no deben dejar de reprenderlo cuando fue ofendido por ello. Es precisamente en este punto de la ley que habla Jesús, al enseñar a sus discípulos acerca de cómo manejar los problemas de faltas personales en su iglesia. Este será nuestro tema más, pero lo que es importante señalar aquí es que hay una orden de Dios no es negar de ninguna manera, el hecho de un delito, llevando el sentimiento negativo contra nuestro hermano, quienquiera que sea, almacena dentro de nosotros .

Buscando esa atención, vamos a ver algunas exhortaciones sobre:

- Efesios 4.1-3 - Aquí Pablo nos exhorta a caminar de acuerdo a nuestro llamado, con frutos espirituales como la humildad, amabilidad y paciencia con el fin de ahorrar una unidad espiritual a través del amor, y preservar la paz entre el pueblo de Dios . Debemos saber cuál es el llamado de nuestro Dios. Él no nos ha llamado para la intriga y la intriga y el conflicto, pero en el amor y para el ejercicio del amor verdadero y de sacrificio. Él nos ha llamado a la paz. Los frutos del Espíritu no está de acuerdo con el corazón lleno de odio, rencores y agravios.

- Colosenses 3.12-16 - Soportar y perdonar a nuestros hermanos, ya que fuimos llamados en un solo cuerpo. Cabe resaltar la importancia de la "abundancia de la palabra de Cristo" en nosotros, para que seamos firmes ese propósito.

- Juan 3.6-18 - Aunque James culpa a la lengua de tan grandes males, hay que recordar que esto es sólo una forma de hablar. De hecho, "la abundancia del corazón habla la boca" (Lc. 06:45). Si no buscamos la sabiduría en la Palabra de Cristo, Satanás va a llenar nuestro corazón de la "sabiduría" (v. 15), que es diabólico. Observamos que la sabiduría de Dios es "pacífica, razonable, compasivo, sin incertidumbre ni hipocresía." Donde no hay comunión, no hay paz; donde no hay espíritu suave, la moderación; donde hay respeto por los demás, no hay posibilidad de tratamiento; donde no existe ninguna disposición al perdón, hay misericordia; y donde se oculta heridas, hipocresía reina. De hecho, estos no pueden ser vistas como actitudes dignas de un hijo de Dios!

- No pase por la astucia del diablo - que no sólo tiene la capacidad de provocar la discordia entre los hermanos, sino que también trata de convencernos de que no hay que darle importancia a esto o que "no está molesto" con el hermano. Detrás de ella, tiene la intención de prevenir y tratar aplacar el caso de la infracción, y por eso se convierte en amargura y el rencor arraigado. ¿Porque eso? La Palabra de Dios nos dice en Proverbios 18:19: "El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte; y contiendas son como cerrojos de un palacio ". Él sabe ofensiva y mantuvo disputas terminan constituyendo la verdadera fuerza de las paredes, que consolidó aún más con el tiempo.

Para nuestra salud espiritual y nuestras iglesias deben examinar periódicamente nuestros corazones con el fin de evaluar cómo estamos respecto.

2- Trata de descubrir el problema:

Después de una revisión de la diligencia para evitar o detectar posibles problemas en las relaciones mantenidas en nuestras vidas, vamos a ver algunas cosas contenidas en la sabiduría infinita del Señor, por lo que podemos limpiar nuestro corazón. El texto no puede ser diferente, si no Mateo 18,15-18. Leer primero el texto y luego reflexionar sobre los puntos que se destacan a continuación.

a) Obedecer a Jesús - Si Él es de hecho nuestro Señor, hay que escuchar a él en absoluto. No sea como "te parezca mejor." Haz lo que enseñaba. Siga cuidadosamente cada paso de lo que dijo Jesús en el pasaje en cuestión.

- Satanás también trata de convencernos a obedecer las instrucciones de Dios "no funcionará". ¿Cuántas veces he oído esto en ocasiones asesoramiento de herir o hermanos ofendidos. Hay que recordar que nos hacen dudar antigua arma enemigo de Dios! Era exactamente la estrategia aplicada en el Edén?

b) Hacerlo tan pronto como sea posible - Tenemos que entender la enseñanza de Jesús, que es una orden y debe ser obedecido con urgencia. Si el problema se debe al hecho de que, como todos los males, también debe ser eliminado lo más pronto posible de nuestras vidas. Aplazar o dejar de tratar un problema de falta es dar oportunidad a Satanás para hacer uso de la ocasión y que desee llevar nuestro culto a Dios con un corazón lleno de pecado.

- Efesios 4.23-27 habla de la necesidad de aquellos que son nuevas criaturas no dar lugar al diablo para trabajar en su vida.

- Mateo 5,23-24 nos muestra la urgente necesidad de la reconciliación antes de que paguemos nuestra adoración y alabanza a Dios. Ya sea el hermano que tiene algo contra nosotros o viceversa. La condición es la misma, donde sabemos que hay algo que va a ser un verdadero obstáculo para adorar a Dios y agradable.

c) No sea un fariseo - Obedecer el mandato de Cristo, no con hipocresía, mecánicamente o por pura obligación, pero la manera bíblica y el espíritu verdaderamente cristiano. En otras palabras, en la oración, en el amor y con la confianza en la Palabra del Señor.

d) Ser humilde - Si no está listo para ser humilde, no habrá "hablar", pero sólo reprendo y condena del presunto infractor. Recuerde que la humildad es un fruto del Espíritu, muy exaltado por Dios y, en este caso, es absolutamente necesario. Siempre piensa que, en muchas ocasiones, la víctima (que) también está mal en algunas o todas las cosas.

e) Sea blando en el hablar - Incluso si se trata de "toda la razón", es suave en el habla y cuidado con las palabras, con el fin de no provocar la ira. Un buen argumento, hecha con palabras dulces, puede desarmar a un opositor abierto. Tienen el mismo buen argumento con palabras ofensivas ponen un hermano a la defensiva e incluso le hizo saber que estás en lo cierto, será tomada por los instintos de la carne no ceder. "La respuesta (palabra) desvía la furia suave, pero la palabra áspera hace subir el furor" (Pr 15,1).

- Recuerde que el objetivo está dado por Jesús "ganar su hermano" y no "ganar a tu hermano". El más completo de la razón son, más razones tenemos que ser altavoces suaves, amables y atentos.

f) Busca la paz! (I Pedro 3:11 - Salmo 34:14) - No permita que la conversación degenere discusión (argumento). Si las cosas toman este curso, sería prudente para detener la conversación y buscar la oración y la recuperación del espíritu adecuado para abordar la cuestión. Si encuentra que no existe la posibilidad de seguir la conversación en esta etapa, llevar el caso al siguiente paso establecido por Jesús.

g) Persevere hasta el fin - Seguir los pasos de la enseñanza de Jesús hasta el final. No se salte pasos o dejar la tarea a la mitad, diciendo que no funciona o tiene "ninguna manera". Poner su mano en el arado y no mirar hacia un lado o hacia atrás, también en esta cuestión.

- Si presta atención a la enseñanza de Jesús en este pasaje, se puede ver que está cumpliendo adecuadamente cada paso del proceso, de una manera u otra, el resultado vendrá. Será siempre DERECHO! La entrega de la educación en la mayoría de los casos, el resultado vendrá incluso antes del final de todos los pasos. O la recuperación del hermano y la solución del problema, o, en última instancia, la iglesia va a resolver el problema, y ​​que o los que no se someten a Dios y tener eventualmente será disciplinado ningún verdadero espíritu cristiano.

CONCLUSIÓN: Para las muchas referencias al tema del amor, la comunión y la convivencia entre hermanos, contenida en las Escrituras, es evidente su importancia. Es evidente que el gran mal que la presencia de tales pecados de los hijos de Dios. En estas circunstancias, sabemos de nosotros mismos, de manera muy clara, la presencia de los frutos de la carne y el espíritu. Cuáles están cultivando en nuestras vidas e iglesias?

Esta reflexión fue un aporte de mi estimado amigo y consiervo Pr. Lindomar Riveiro Da Silva - Uberlandia, Mina Gerais, Brasil

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...