miércoles, 13 de enero de 2016

Síntesis biográfico de Marcelino Serrudo I Parte


Nota: Seguramente usted puede pensar que estoy publicando cosas personales acerca de una persona que no esta, y sin su consentimiento, pero leo este documento y pienso que puede ayudarle en el sentido espiritual. Escribo para gente que sigue o quiere seguir una vida en santidad, en devoción personal hacia Dios, el creador de su vida y quiere servirle con visión, cumpliendo la misión que Dios le dio en esta vida...

Pues bien el siguiente es un documento especial y muy íntimo por cierto, pero muy provechoso en la vida de una persona tan especial como fue en vida mi esposo Marcelino Serrudo Martínez, Asi como se publican otras biografías de personas que han sido influyentes en diferente ámbitos de la vida, pienso que este puede ayudarle de una manera especial, conociendo las luchas y victorias que tiene un verdadero cristiano al ser sensible a las acechanzas del enemigo y suplicar la ayuda de un Dios poderoso para librarnos de las cadenas del enemigo y todo lo que ofrece para alejarnos de Dios y su amor. Sin olvidarnos de que Dios en su gracia, misericordia y amor nos ayuda en todo momento y necesidad, supliendo en un viaje u otro, todo lo que necesitamos, dinero, ropa, personas amigas que nos brindan su amor y amistad en tierras lejanas, todo esto en abundancia y no tenemos mas que decir GRACIAS SEÑOR pues tu bondad y amor es infinito...
    A. Las décadas 60 y 70

    Desde mi nacimiento hasta mis 15 años me eduqué, crié y viví en un hogar sencillo de Potosí-Bolivia. Mis padres fueron de condición humilde pero de alto respeto a los valores morales y religiosos.
    De los hermanos que vivimos tengo un mayor y otros tres que me siguen. En 1974 me trasladé a Santa Cruz de la Sierra, mis padres y hermanos menores vinieron después. Viví en Yapacaní, provincia Ichilo. Toda mi educación secundaria la hice en ese lugar. Obtuve mi titulo de Bachiller en Humanidades a finales de los 80. Hasta este grado mi educación fue auto financiada. Durante este período fui sumiso a mis padres, manteniendo una buena relación con mi familia y velé por ellos. Aprendí que el trabajo honesto y sacrificado era bendecido por Dios. En 1975 acepté a Cristo como mi Señor y salvador personal. Hasta fines de los 80 serví al Señor con toda mi fe genuina. El activar y cooperar en el quehacer de la Iglesia local era parte de mi vida espiritual. El contribuir al progreso de mi familia y la comunidad era parte de mi vida social - comunitaria. Mis tíos eran una constante inspiración y empuje para mi. 

    B. La década del los 80
    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...